1. (Fuente: asmalibahce, vía kurucubey)

     
  2.  
  3. no vull respostes, vull deixar de preguntar-me coses

    (vía truster)

     
  4. (Fuente: living-in-a-song, vía castizo)

     
  5. Sintra, Portugal

    (vía xander-bogaerts)

     
  6. (Fuente: Flickr / phew_17, vía truster)

     
  7. (Fuente: hhatchin, vía alejandrosabella)

     

  8. Estambul

    Temps de records

    els fusells estan al meu estómac

    els sprays no saben com descarregar la ràbia

    tot t’ho has endut sense saber-ho.

    Els paranys per on quasi ni me miraves s’han tornat paradisos on pense els teus llavis parlant de la justícia, segons el teu angle. Em semblaves tan semblant a mi. Eixes semblances que potser ja comences a oblidar, per petites que són. La teua veu al meu costat, distant; alegre, viva, despreocupada. I jo escoltava idiotitzada, amb tota la meua fe deixant-se caure sobre tu i les teues conviccions. Em sentia indigna avant tota la teua dignitat, tu, feroç, intrèpid. Tan segur. De vegades parlaves de València com si fos Estambul, i d’altres, com si fos la teua habitació. Jo em sentia idèntica a tu i somriuria cada vegada que t’escoltara descriure els seus carrers, nostres, seus, del poder, del poble.

    I hui el meu barri em sembla una cambra de gas. Hui tornes -sense saber-ho, recorda- a fer-me sentir minúscula, tan fàcilment trencable, trencada ja. De què em serveix la lluita si estàs pels carrers d’Estambul escrivint una epopeia a l’orgull humà. Passen carrils, molts carrils, trens, cadenes, cables, espurnes, nits de Sant Joan, veus, abraçades, però on ets, on estàs tu ara, on estan els teus cabells curtets i on estan les teues mans impregnades de tinta, on estan els somnis que cridaven aquell abril, maig, juny, novembre, gener, on, on està la teua fredor estiuenca, on està la simpatia amb què em curaves (i d’açò, estic convençuda: ho sabies). La teua intel·ligència fent-te subtil i silenciós quan tocava. 

    Tot s’ho ha endut tot. 

    Intente escriure’t poemes i ja veus com acabe sempre.

    Però he estat i estic.

     
  9. september

     
  10. ESTO ES ERRE SIN TONTERÍAS, NO APTO PA PUTIFANS

     
     
  11. LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO

    Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
    mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
    fieramente existiendo, ciegamente afirmado,
    como un pulso que golpea las tinieblas,

    cuando se miran de frente
    los vertiginosos ojos claros de la muerte,
    se dicen las verdades:
    las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

    Se dicen los poemas
    que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
    piden ser, piden ritmo,
    piden ley para aquello que sienten excesivo.

    Con la velocidad del instinto,
    con el rayo del prodigio,
    como mágica evidencia, lo real se nos convierte
    en lo idéntico a sí mismo.

    Poesía para el pobre, poesía necesaria
    como el pan de cada día,
    como el aire que exigimos trece veces por minuto,
    para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

    Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
    decir que somos quien somos,
    nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
    Estamos tocando el fondo.

    Maldigo la poesía concebida como un lujo
    cultural por los neutrales
    que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
    Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

    Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren
    y canto respirando.
    Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas
    personales, me ensancho.

    Quisiera daros vida, provocar nuevos actos,
    y calculo por eso con técnica qué puedo.
    Me siento un ingeniero del verso y un obrero
    que trabaja con otros a España en sus aceros.

    Tal es mi poesía: poesía-herramienta
    a la vez que latido de lo unánime y ciego.
    Tal es, arma cargada de futuro expansivo
    con que te apunto al pecho.

    No es una poesía gota a gota pensada.
    No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
    Es algo como el aire que todos respiramos
    y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

    Son palabras que todos repetimos sintiendo
    como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
    Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
    Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.
    autógrafo

    Gabriel Celaya

     
  12. (Fuente: booasaur, vía my-cactus-is-dead)

     
  13. (vía fluffyporn)

     
  14. (Fuente: dhrupad, vía castizo)

     
  15. Tuve quilos de alquitrán en la mirada

    Ahora quiero un balcón amarillo, con barrotes de hierro dibujando flores, una hiedra, abejas bailando a mi lado, una playa para bañar a mi conciencia y un vestido largo